La voz de la conciencia

¿Quién puede discernir sus propios errores?
Absuélveme de los que me son ocultos.


Salmo 19: 12

DEVOCIONAL

El hombre tiene una conciencia, esa pequeña voz que le dice si lo que hace está bien o mal, si actuamos mal, ella se vuelve una voz acusadora que nos lo recuerda sin cesar. Es preciso escuchar esa voz de la conciencia y no callarla, porque a fuerza de ser despreciada e ignorada, pierde su sensibilidad y se endurece, esto es muy peligroso, porque la conciencia es una señal de alarma que para nuestro bien nos lleva a juzgarnos y mediante ella Dios invita al hombre a arrepentirse.


Pasos de fe

¿Quién puede discernir sus propios errores?
Absuélveme de los que me son ocultos.


Salmo 19: 12

En tiempos en los que nos sentimos débiles y vulnerables, no tenemos idea de cuán grandes cosas Dios quiere hacer a través de nosotros. Sólo debemos dar el paso de Fe cuando Él nos lo pide.


¿Ha llegado a tu corazón? ¡Entonces comparte!

LEE LOS DEVOCIONALES ANTERIORES

image

Sigue adelante

Puede que hoy sientas temor, pero no temas, si te refugias y permaneces en Dios, no habrá olas, ni viento, ni ningún tipo de tempestad que te pueda vencer. ¡...

image

Reino venidero y su grandeza

El Señor nos enseña a poner nuestra mirada en las cosas de arriba y a que utilicemos cada día para ayudar a abrir los ojos de una persona que se encuentra ...


image

Tú eres el creador de todas las cosas

Señor, a Ti te entrego todos aquellos sueños que anhelo desde hace tantos años y sé que Tú me los concederás. Desde los rincones más profundos de mi ...

image

Dios quiere comunicarse

Dios siempre ha querido comunicarse con el ser humano, por ello le dio la capacidad de escucharle y hablarle, de este modo cuanto conocimiento de Dios hubiese ...

image

Todo lo que he necesitado tú me has provisto

Señor, guíame para ser una persona que necesita recordar constantemente Tu generosidad y abundante amor. Gracias bendito Padre, por mi familia, amigos, la ...

¿Estás listo?

Recibe nuevas reflexiones diariamente

Reflexionemos juntos diariamente sobre la palabra del Señor y cómo se aplica a cada aspecto de nuestra vida terrenal.